News
 
Gravatar
4
4
4
4
4
Pin on Pinterest

Las calles de Los Ángeles se han convertido en un escenario cada vez más peligroso, no solo para los conductores de autos y motos, sino también para peatones y ciclistas. Los accidentes de atropello y fuga, lejos de disminuir, han registrado un aumento alarmante en los últimos años, cobrando la vida de personas inocentes y dejando a sus familias destrozadas.

Las cifras hablan por sí solas:

2020: 54 muertes

2021: 74 muertes

2022: 88 muertes

2023: 108 muertes

En 2023, la cifra alcanzó un máximo nunca antes visto, con un aumento del 100% desde 2020. A pesar de las campañas de concientización y controles rutinarios, las autoridades no han podido controlar esta tendencia, bien sea para mantenerla estable o para revertirla.

2024 no se queda atrás. En tan solo el primer trimestre ya se han reportado 31 víctimas mortales por accidentes de atropello y fuga en Los Ángeles. A este ritmo, sobrepasaremos 2023 con total facilidad.  

 

3 principales causas de accidentes de atropello y fuga

Las autoridades han identificado las siguientes causas principales de este tipo de accidentes:

- Conducción bajo la influencia del alcohol o las drogas: Estar bajo la influencia de sustancias psicoactivas altera la percepción y el juicio del conductor, lo que aumenta significativamente las probabilidades de cometer errores al volante y ocasionar un accidente.

- Exceso de velocidad: No respetar los límites de velocidad es un factor crucial en muchos accidentes de tránsito. A mayor velocidad, menor tiempo de reacción para evitar un choque, lo que aumenta el riesgo de atropellar a un peatón o ciclista y darse a la fuga.

- Distracciones al volante: Usar el teléfono celular, comer o maquillarse mientras se conduce son solo algunas de las distracciones que pueden desviar la atención del conductor de la carretera, aumentando el riesgo de accidentes.

 

¿Por qué huyen los infractores?

Parecerá muy obvia esta pregunta, pero hay que hacerla. Tras cometer una infracción de tráfico de este tipo, indudablemente los conductores no quieren afrontar las consecuencias legales de atropellar a otra persona y resarcir sus pérdidas económicas. Además de ello, otras consecuencias incluyen:

- Cargos penales: Dependiendo de la gravedad del accidente, el conductor que huye puede enfrentar cargos por homicidio imprudente, lesiones graves o daños a la propiedad, lo que puede resultar en penas de prisión, multas elevadas y la suspensión o revocación de la licencia de conducir.

- Impacto emocional: Un accidente de este tipo puede tener un impacto emocional profundo en el conductor, generándole sentimientos de culpa, vergüenza, ansiedad e incluso depresión.

- Pérdida del empleo: En algunos casos, un accidente de atropello y fuga puede ser motivo de despido, especialmente si el conductor trabaja en un sector donde la seguridad es fundamental.

- Aumento de las primas de seguros: Tras un accidente de este tipo, las primas de seguro del conductor pueden aumentar considerablemente, lo que representa una carga financiera significativa.

 

¿Qué hacer en caso de un accidente de atropello y fuga?

Si te ves involucrado en un accidente de golpe y fuga, ya sea como peatón, ciclista o conductor, es crucial mantener la calma y seguir estos pasos:

- Busca atención médica: Lo más importante es asegurarte de que recibes la atención médica que necesitas. Si las lesiones son graves, llama al 911 o dirígete al hospital más cercano.

- Toma nota de los detalles: Si puedes, trata de memorizar o anotar cualquier detalle sobre el vehículo que te atropelló, como la marca, el modelo, el color, el número de matrícula y la dirección en la que huyó. También busca testigos que puedan corroborar tu versión de los hechos.

- Reporta el accidente a la policía: Tan pronto como sea posible, reporta el accidente a la policía. Proporciona toda la información que tengas y colabora con la investigación.

- Contacta con un abogado de lesiones personales cerca de ti.

 

¡Recuerda! Huir de la escena de un accidente no solo es un acto irresponsable, sino que también puede tener graves consecuencias legales y personales. Si te ves involucrado en un accidente, lo mejor que puedes hacer es detenerte, ayudar a los heridos si es posible, llamar a la policía y colaborar con la investigación.